Follow by Email

viernes, 23 de junio de 2017

CAP. CDXIX.- Coda

Intolerable, absolutamente intolerable. Me había olvidado de mi visita a la heladería de Can Miquel, detrás de la Avenida de Jaume III. Fue después de comer, después de visitar la librería, en el paseo camino al autobús. Fui a la heladería buscando el helado de mandarina de Soller o el de albaricoque. No había ninguno de los dos, y debía haberlo recordado, Can Miquel hace los helados en función de las estaciones y, a las puertas del verano, no hay ni albaricoques ni mandarinas de Soller. En el mostrador exhibían cerca de una docena de variedades de chocolate, sin embargo, opté por un helado de almendra cruda, maravilloso. Me lo tomé tranquilamente mientras hojeaba La Idea de Europa de Steiner, un librillo minúsculo que acababa de comprar. Espero que esta coda repare la ignominia de haber olvidado a Can Miquel en mi viaje fantasma a Palma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por los comentarios, es la única manera de poder mejorar. Esta página surge por la necesidad de compartir algunas inquietudes, de ahí la importancia de tu mensaje.