Follow by Email

domingo, 10 de febrero de 2019

Capítulo CDLXVIII.- Una cama sin hacer.


Hace poco más de 4 meses hice una entrada sobre la tortilla de patatas (https://undiletanteenlacocina.blogspot.com/2018/10/capitulo-cdlviii-tortilla-de-patatas.htm), estaba en plena galipandria y me vino bien escribir sobre una receta sencilla.

Esta semana he vuelto a reencontrarme con la tortilla, no con la galipandria (la gripe de este año viene muy dura y, de momento, me voy salvando). La televisión está tan cansina, los telediarios son tan monotemáticos que el Canal Cocina es la mejor alternativa de ocio, la mejor alternativa a las noticias.

Dentro de los distintos tipos de tortillas la de Betanzos es la que más me hipnotizaba, nunca me he atrevido a hacer esta tortilla babosa que parece que vaya a quebrarse con el mínimo movimiento.

El pasado lunes, a mediodía, en un programa de trotamundos por Galicia, el presentador se daba un paseo por las calles de Betanzos, buscando un restaurante popular que llevaba años haciendo tortillas. El dueño en cuatro pinceladas desentrañó los misterios. Lo primero y principal, que el género sea bueno (patatas Quenebec, que son las patatas gallegas de toda la vida, los huevos frescos).

Esta tarde, hace una hora, he hecho la tortilla. 3 patatas Quenebec, del tamaño de un puño, seis huevos de gallinas felices.

He pelado las patatas y las he cortado en rodajas, ni finas, ni gruesas, rodajas irregulares en grosor y tamaño. Las he puesto a freír en aceite de oliva suave. Mientras las patatas se freían he cascado los seis huevos en un bol grande, sin batir. Le he puesto a los huevos una pizca de sal, generosa.

He dado tres o cuatro vueltas a las patatas, para que se hagan bien por todas partes, una más doradas, otras más blandas.

Hechas las patatas, las he escurrido bien y las he puesto directamente en el bol de los huevos, todavía calientes. Con ayuda de una espátula de madera he mezclado bien las patatas con los huevos, partiendo algunas rodajas. He dejado que durante 10 ó 15 minutos las patatas se pringuen bien y los huevos empiecen a cuajar.

He engrasado una sartén no muy grande (para que la tortilla salga alta), a fuego suave. He volcado las patatas y el huevo en la sartén, cuidando que no estuviera muy caliente. Dos minutos para que se cuaje uno de los lados, con ayuda de un plato le he dado media vuelta para cuajarla por el otro lado, poco más de un minuto, sin llegar a dos, ayudándome con la espátula para que la tortilla terminara de formarse en un oval perfecto y brillante.

Directa a la mesa para hacer un corte de bisturí y ver como se desparrama el huevo, como fluye suavemente, de un naranja intenso y denso, pringando la patata. Como una cama deshecha, con el cuadro de Delacroix. La fotografía en instragram.
delacroix le lit defait 2

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por los comentarios, es la única manera de poder mejorar. Esta página surge por la necesidad de compartir algunas inquietudes, de ahí la importancia de tu mensaje.