Follow by Email

domingo, 26 de enero de 2014

CAP: CCCIII.- Los domingos matan más hombres que las bombas, si el mousse de chocolate no lo remedia.


Los domingos matan más hombres que las bombas, era el título de un espectáculo teatral estrenado hace casi veinte años, es un ejemplo claro de lo importante que es elegir un buen título.

Es complicado establecer el modo de relacionarse con los domingos, salvo que se tenga la suerte de vivir en un domingo permanente. Sigmund Freud describía un síndrome, que sufrió en sus carnes, conforma al cual los fines de semana la gente que suele tener mucha actividad y tensiones durante la semana suele sufrir duras jaquecas durante el fin de semana. En mi caso durante algunas épocas el fin de semana solía invadirme un cansancio tremebundo que me impedía hacer casi nada útil. Supongo no dejan de ser reacciones a las tensiones que uno sufre durante la semana. Tal vez el objetivo sea vivir siempre en domingo.

Los domingos, sobre todo los domingos por la tarde, suelen servir para revisar, sobre todo lo que uno ha dejado de hacer tanto durante el fin de semana como durante la semana; también es buen momento para definir todo lo que va a quedar sin hacer durante la semana entrante.

Corremos el riesgo de convertir la vida en un sinfín de tareas pendientes, de esbozos y trabajos inacabados. Esta reflexión no tiene porqué ser intrínsecamente mala, lo de tener cosas por hacer es un motor importante.

Estos días he revisado catálogos virtuales de distintas galerías de arte y me he reencontrado con un pintor – Avigdor Arikha – un pintor rumano formado en Francia que vivió desde 1929 hasta 2010, sus cuadros se ven con cierta facilidad en la página web de la Galería Marlborough (http://www.marlboroughfineart.com/) -, son más interesantes sus bocetos que sus cuadros acabados, o puede que todos sus cuadros parezcan bocetos.
Avigdor Arikha 
Still life with Teapot and Blue Cup
there is a nice post of Arikha work here

Mientras en casa ven Mary Poppings – la crisis ha permitido a las televisiones poner sin mucho rubor películas añejas – reviso todas las tareas pendientes que probablemente no llegue a terminar.

Antes de ponerme a escribir, casi como un desengrasante, he dejado preparadas ocho copas con mousse de chocolate, seguramente en este blog haya otras entradas dedicadas a la mousse de chocolate – el chocolate es una de las maravillas de la naturaleza -, es de esas recetas sobre las que me apetecería escribir casi todos los días.

Recetas automatizadas que a veces no terminan de salir bien porque estoy tan confiando de mis recursos y memorias que puedo equivocar un ingrediente o una fase, frustrando con ello el proceso de cuajado de la mousse.

Para hacer la mousse de esta tarde he puesto a calentar en una cazuela 250 miligramos de nata para cocinar sin lactosa con una vaina de vainilla, no hay que dejar que hierva la nata para que no se corte, sólo emulsionarse como si fuera una infusión.

Mientras la nata reposaba con la vainilla he buscado un bol de loza. Tres huevos hermosos, se separan las yemas de las claras y se reservan las claras. Las tres yemas en el bol y cinco o seis cucharadas soperas de azúcar. Toca batirlas con poder y paciencia hasta que incrementen su volumen 4 veces y queden pálidas.

Cuando las yemas estén bien amalgamadas con el azúcar y un punto espumosas se añade la nata – previamente hay que retirar la vaina de vainilla -. Se mezcla todo bien.

En un vaso de los de batidora troceo una tableta de chocolate – chocolate lind al 52% de cacao, a los niños no les gusta muy amargo -, 75 gramos de mantequilla y 30 segundos en el microondas a máxima potencia. Se saca el vaso, se remueve un poco y se programan 30 segundos más. No conviene mucho más tiempo de microondas porque el chocolate puede quemarse. He removido un poco más el vaso y he terminado de fundir el chocolate aprovechando el calor que todavía conservaba.

Antes de que se enfríe el chocolate lo he mezclado con las yemas y la nata, removiendo con cuidado hasta que quede una crema muy ligera. Se deja reposar.

Mientras reposa se levantan las tres claras a punto de nieve con una pizca de sal y unas gotas de limón. Cuando estén bien montadas se incorporan al bol con la crema de chocolate teniendo mucho cuidado, para que las claras no se bajen.

Una vez se han mezclado reparto la mousse en varios vasos – 9 en total -, los cubro con papel film y a reposar durante varias horas en la nevera.

Es una incógnita saber si cuajara el mousse y mañana podré desayunarme uno de los vasitos; mañana a las seis de la mañana seguro que tengo razones para glosar las maldades del lunes al amanecer.

1 comentario:

  1. No dudo que esa mousse de chocolate que nos presentas esté estupenda, pero por desgracia con los años cada vez soy menos golosa, los caramelos no los pruebo hace años y estas Navidades creo he tomado alguna figurita de mazapán y si me regalan bombones enseguida encuentro a uno que le encantan. Bucearé en la obra del pintor que nos presentas pues parece interesante. Jubi

    ResponderEliminar

Muchas gracias por los comentarios, es la única manera de poder mejorar. Esta página surge por la necesidad de compartir algunas inquietudes, de ahí la importancia de tu mensaje.