Follow by Email

martes, 6 de diciembre de 2011

CAP.XC.-Unplugged//Frutti di Mare.

Festejos familiares varios. He dormido como un perro inquieto y a las cinco de la mañana estaba ya trajinando por la cocina. Ayer por la tarde un cúmulo de circunstancias adversas hicieron que perdiera el móvil con toda mi agenda y contactos, el capullo que se encontró el teléfono aprovechó para entrar a internet nada más pillarlo y no ha tenido a bien ni contestar mis mensajes ni mucho menos devolverlo, asi que he tenido que darlo de baja. Estoy incomunicado pero sorprendentemente contento, no estoy dispuesto a que nadie me amargue el día de San Nicolás.
Mientras con una oreja gestionaba la suspensión temporal de la línea con la otra intentaba escuchar una receta de la web la receta de la felicidad, un bizcocho de chocolate y vainilla a rayas, una pasada. La chica que gestiona la web es una artista, mañana voy a tunearle otra receta.
Para comer mi mujer tenía capricho de una pasta fruti di mare y me he puesto manos a la obra. Unos amigos nos trajeron hace muchos meses unos espaguetis negros, de los que se hacen con tinta de sepia. Con la mejor de mis sonrisas he fileteado un par de ajos, tres cebollas en juliana, tres zanahorias y lbahaca fresca, lo he rehogado a fuego muy bajo con una punta de sal, un poco de pimienta negra y una pizca de azucar.
Cuando la cebolla estaba confitada he añadido seis tomates de pera partidos en cuartos y he dejado se fuera fundiendo con el sofrito, la cocina estaba a toda marcha ya que entre medias iba haciendo el bizcocho y adelantando algunos platos para la cena de mañana.
He puesto una olla grande colmada de agua para hervir la pasta y una plancha para pasar unas gambas.
En la sartén en la que tenía el sofrito he añadido medio kilo largo de berberechos frescos y otro medio de mejillones. Se han abierto enseguida y han sudado bien sobre el tomate frito.
Teníamos en casa ya a todos los invitados cuando he montado el plato del modo siguiente:
Un trozo grande de papel de plata con unas hojas de albahaca fresca, cuatro o cinco berberechos recien abiertos, tres mejillones y dos gambas a la plancha, sobre ellos una ración generosa de la pasta fresca hervida y dos o tres cucharones colmados de la salsa de tomate sofrita y humeante. Cerramos el papillote y lo dejamos el el horno a toda pastilla para que le de un buen golpe de calor que amalgame los sabores.
El paquetito va a la mesa cerrado y al abrirlo le añadimos un chorrito de aceite de oliva virgen. Sólo el juego de colores entre el negro de la pasta, los coralinos naranjas de los berberechos y el mejillón, el verde de la albahaca, el rojo de la salsa de tomate, todo abrillantado por el caldillo y el aceite, con los reflejos plateados del envoltorio. Además me ha salido francamente buena, o puede que los comensales estuvieran hambrientos.
Para el capullo que ha decidido apropiarse de mi movil y de mi memoria y que me ha dejado deliciosamente desconectado durante los próximos días le ofrezco este grabado de Brueghel el viejo, ´no será difícil con cual de los pescados identifico a mi captor.  La fatalidad no conseguirá amargarme este mes de diciembre.


4 comentarios:

  1. Ostras que mala suerte !!!!!

    Pues si que es un capullo, si.

    Mi desprecio más absoluto para la gente que "encuentra" un móvil y no lo devuelve. Hoy en día tenemos nuestra agenda dentro del teléfono y cuando nos pasa algo así nos quedamos desconectados del todo.

    Me alegro que te lo hayas tomado con optimismo, da mucha rabia pero tampoco podemos hacer nada amargándonos, o sea que bien por tí diletante.

    Y bien porque seguro que los espaguetti estaban "di p.....mare". No lo completo porque pueden leer este blog los menores de edad. Je.

    Como sabes me encanta la pasta y esta receta va a pasar a mi cocina rápidamente.

    LSC

    ResponderEliminar
  2. Lo del móvil es una "p....a" y más conociendo el uso que haces de él, siempre he admirado tu paciencia. El plato además de buenísimo quedaría precioso decorado. Nunca he tomado pasta negra. Hoy leo tu blog más tarde porque mis gestiones me han hecho salir. Madrid está precioso, se me había olvidado. Jubi

    ResponderEliminar
  3. Por que ese uso de papel de plata? Por que no dar ese ultimo golpe de sabor en una cazuela de barro o cristal con su tapadera? El hermetismo dependera de la cazuela. Seguro que es mas ecologico, sostenible y el sabor no se vera afectado por el papel metalizado. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Lástima lo del móvil con un poco de suerte tienes tu agenda y calendario copiada en el ordenador o el ipad y consigues recuperarlo. Se lo pones fácil a los Reyes Magos un iphone? para completar tu colección de appel
    La receta fantástica la pasta es agradecida y gusta a mayores y niños

    ResponderEliminar

Muchas gracias por los comentarios, es la única manera de poder mejorar. Esta página surge por la necesidad de compartir algunas inquietudes, de ahí la importancia de tu mensaje.